lunes, 22 de agosto de 2011

Aceites esenciales y Aromaterapia

Los aceites esenciales puros son el resultado de la extracción producida por el vapor de agua, u otros métodos de destilación. Este vapor recoge varios componentes de cada planta. Es decir, la esencia destilada.

La aromaterapia ayuda a lograr el bienestar físico y emocional mediante la utilización de aceites esenciales.

Características y uso

En nuestro cuerpo hay 10 millones de neuronas que atrapan las moléculas de olor.  Estas neuronas a través del olfato envían los olores al sistema límbico o centro emocional del cerebro. También son absorbidos a través de la piel, pasando los principios activos directamente a la sangre para realizar su función de una manera más rápida.
 
Así, por ejemplo usando la aromaterapia a través del masaje trabajaremos el cuerpo y el cerebro al mismo tiempo, calmando los nervios y estimulando el flujo energético que alivia la tensión, depresión, elimina toxinas y crea tejidos sanos.

Casi todos los aceites esenciales no pueden aplicarse directamente sobre la piel ya que están muy concentrados por lo que se tienen que mezclar con otros aceites vehiculares como el de Rosa Mosqueta, Almendras Dulces, Avellanas, Germen de Trigo, etc…o con agua.

También se pueden combinar entre si y producir sinergias que hagan un efecto más potente y beneficioso.

Otros métodos de aplicación de la aromaterapia son los baños con aceites esenciales, los difusores de esencias o aplicando unas gotas en un paño empapado en agua caliente para posteriormente aplicarlo directamente en la zona donde hay alguna dolencia.

Muy importante: hay que vigilar al comprar un aceite esencial. Se debe comprar en herbodietéticas o tiendas especializadas. Se debe tener en cuenta que los aceites más puros y naturales, normalmente, son los más caros, pero tenemos la garantía de que obtendremos todos sus efectos terapéuticos. A veces se realizan copias sintéticas que huelen casi igual pero no nos aportan más que un aroma sumado a un producto químico. Las reconoceremos porque son excesivamente baratas y demasiado aromatizadas.

Algunos aceites esenciales y sus propiedades
  • Lavanda: antiespasmódico y tranquilizante. Alivia el agotamiento y la debilidad. Relaja el exceso de tono muscular.
  • Árbol de té: para combatir hongos y parásitos adheridos en la piel. Ayuda a reconocer y superar ideas obsesivas.
  • Eucalipto: tranquilizante, drena la mucosidad de los senos paranasales, mejora la rinitis. Desinfecta el ambiente.
  • Limón: antiséptico y repelente de insectos. Indicado en reumatismo y retención de líquidos. Tonifica el sistema nervioso y ayuda en la concentración mental.
  • Ylang-Ylang: regula la presión sanguínea, es sedante y afrodisíaco.
  • Vetiver: calmante. Indicado en estados de ansiedad y tensión nerviosa.
  • Naranja: estimula la inspiración y la intuición. Crea una atmósfera dulce y agradable.
  • Albahaca: antidepresivo y tónico digestivo. Indicado para desmayos, fatiga mental, migrañas y náuseas.
  • Wintergreen: antinflamatorio.
  • Geranio: tónico estimulante de las glándulas suprarrenales, analgésico, mejora neuralgias, quemaduras, mala circulación. Refrescante. Útil en estés y ansiedad.
Como guardarlos

Los aceites esenciales son muy sensibles al calor, la luz y la humedad. Es importante guardarlos en frascos de cristal oscuro y con cierre hermético para que mantengan todas sus propiedades.

2 comentarios:

zoraida dijo...

muy interesante. Gracias por a aportacion. Un beso guapa

Equilibrio y Bienestar dijo...

Gracias Zoraida. He intentado hacer una pequeña introducción del mundo de la aromaterapia. Me alegro de que te haya gustado.