lunes, 17 de octubre de 2011

Aceite de Rosa Mosqueta. Alimento para nuestra piel.

El cuidado de la piel, en concreto la de la cara, se ha convertido en un ritual diario. Siendo ésta, la parte del cuerpo que más expuesta está a agresiones causadas por el sol, viento y constantes cambios de temperatura.

Desde hace unos años la Rosa Mosqueta ha revolucionado el mundo de la estética y la medicina natural. Su aceite es un gran regenerador de la piel, la ayuda a estar hidratada y nutrida. Pero lo mejor de todo, es que se trata de un remedio natural.

Básicamente está compuesto por ácidos grasos esenciales: 41% Ácido Linoleico (Omega 6), 39% Ácido Linolénico (Omega 3) y un 16% Ácido Oleico (Omega 9). Además contiene ácido transretinoico, taninos, flavonoides, vitamina C  y betacaroteno.

Algunas de sus propiedades
  1. Regenera los tejidos disminuyendo estrías y cicatrices, incluso las producidas por quemaduras.
  2. Es especialmente hidratante, por lo que su uso es recomendable en pieles secas y envejecidas.
  3. Retarda la aparición de arrugas y reduce las ya existentes.
  4. Suaviza las líneas de expresión.
  5. Aclara y reduce las manchas oscuras, que aparecen por la edad, del rostro y de las manos y también las que aparecen por una larga exposición al sol.
  6. Previene quemaduras solares.
  7. Tratamiento de cicatrices producidas por el acné.
  8. Mejora la dermatitis atópica.
  9. Atenúa los brotes de soriasis.
  10. Tratamiento de úlceras y llagas.
  11. Tratamiento de eczemas.
  12. También es útil para el cuidado del cabello seco y quebradizo.
  13. En mujeres embarazadas se recomiendan suaves masajes en los pechos y abdomen, durante el último trimestre de gestación, para evitar las estrías.
Os recomiendo que compréis el aceite en su estado más puro. Siempre tiene que ser de primera prensión en frío. Hay que aplicarlo mínimo 1 vez al día para notar sus beneficios. Como en todo, hay que ser constante. Los resultados no se ven de inmediato, según el tipo de piel se pueden empezar a ver cambios significativos desde el primer mes de uso.

No tiene contraindicaciones ni efectos secundarios. Únicamente no se recomienda su uso en pieles grasas o con acné.

Como usarlo

Podemos aplicarlo directamente sobre la piel tanto en la cara como en el cuerpo, haciendo un buen masaje para su mejor absorción.

También podemos mezclar unas gotas de aceite con nuestra crema corporal habitual.

Conservación: mantener el envase bien cerrado. Conservarlo en un lugar seco, fresco y protegido de la luz.

3 comentarios:

Marta dijo...

Buena entrada; yo lo usé durante un tiempo y me fue genial, para cicatrices pero hay que ser constantes y mejor por la noche que por el dia, porque con el sol pueden aparecer manchitas. Para las arruguitas de los ojos tambien va muy bien.

Un saludo

Equilibrio y Bienestar dijo...

Hola Marta, gracias por tu comentario.Es cierto, es mejor dejar actuar el aceite por la noche. Un abrazo :)

Marian dijo...

Desde que lo uso, tengo la piel más hidratada. Me gusta mucho.